Los dos tan juntos sin saberse

Los dos escuchando la misma canción perfecta, cerrando esos ojos que nunca se han mirado, terminando la película que siempre se ponen en estas fechas, los dos pensando en la nieve dejando huellas de pisadas no dadas aun.
Los dos recordando ese primer amor que nunca defrauda pero que no es realmente el primero, sonriendo nombres grabados en bancos de madera del parque, o en árboles propietarios de la sombra de largos besos.
Los dos pensando en que será la suerte, será la pereza de la edad, será que no salgo tanto, será que no me atrevo, será que no es el momento, será que no es el lugar. Será que no es él, será que no es ella.
Los dos tan juntos sin saberse.
Todavía.

ignorabas

Recorrías la calle inmersa en tus pensamientos, abrazando tu abrigo en las solapas, ocultando un cuello aterido y sin bufanda. Ignorabas los escaparates que recordaban la lluvia de ayer. Ignorabas a los viandantes que iban a ninguna parte, entre los que me encontraba.
Yo, que hubiera sido tu bufanda, tu abrigo, tu pensamiento y tu calle, te hago existir a pesar de todo

vaya

Dentro de ese cuerpo mínimo cabe esa sonrisa esperanza despistada, esos ojos lenguaje sutil, esa mano cesta de caricias, esa boca lago de besos.
Y todo dentro de ese cuerpo diminuto que resulta universo.
Qué ceguera no verlo

una pena…

Antes se esperaba en el portal con nervios, sin atreverse a llamar, minutos que eran horas sin saber qué hacer. Hoy actualizamos el facebook y el Instagram, minutos que son segundos.

Hemos perdido los nervios del amor

un día fuiste

Un día tuviste esos ideales que hoy se aquejan del reuma de los compromisos; tuviste sueños que hoy se derriten al sol de una cínica resignación que alimentar; luchabas, recuerdas, contra injusticias que ahora son solo molestias de telediario y de tertulia.
Un día fuiste otro, buscabas ballenas míticas en el mar, o gigantes vencidos que ofrecer a una dama.
Un día fuiste, en realidad, el mismo que eres ahora, pero sin la excusa del devenir de los acontecimientos, sin la melancolía de que nunca viste ninguna mítica ballena y sin las derrotas frente a molinos que son damas que si existieron pero no eran como soñaste

Si en vez de envidiar aprendiéramos

De las personas que siempre sonríen a pesar de los a pesar de,
De quienes ven la luz en las rendijas que deja la tristeza o la soledad no deseada,
De aquellos que saben que ser y estar es saber ser y estar en todas las situaciones,
De todos los que te reciben como si fuera el primer momento de un día perfecto,
De los que deciden y caminan sin pensar demasiado en lo rentable del destino,
De aquellos que aman sin necesidad de ser amados y dan sin necesidad de portes pagados

Si en vez de envidiar aprendiéramos…
La era pariría un corazón

Consejos para un amor correcto

No dirás qué guapa estás hoy. Dirás que ser humano más interesante eres.
No dirás invito yo. Dirás hagamos una sociedad limitada y facturemos.
No abrirás la puerta para que ella pase. Entrareis a la vez esperando que el ancho de para ello.
No enviarás flores por sorpresa. Pedirás permiso con 24 horas de antelación.
No le pedirás una cita. Buscareis hueco para una reunión conjunta.
No le regalarás ropa, libros o cualquier cosa que sabes que que le gusta. Le entregarás una tarjeta regalo, previo pacto en su coste, para que ella elija.
No harás nada por iniciativa propia. Esperarás la suya o convocarás otra reunión.
No sonreirás cuando pase delante de ti. Ni se te ocurra. Mirarás a otro lado.
No ofrecerás tu paraguas. Siempre ireis cada uno con el vuestro.

golpe de estado

Siempre con que el amor aparece sin avisar y te arrasa, y digo yo que seamos nosotros los que nos aparezcamos al amor sin avisar, le despertemos de su letargo absurdo y le robemos los momentos que aun se reserva para un vete a saber quién o cuándo.
Algo así como un golpe de estado de ánimo

microamor

Sabes ese momento en el que, distraído, alzas la cabeza y ves frente a ti un autobús, que es ventana, que es asiento, que es ella mirando el móvil con sus auriculares, sonriendo y sin saber que es culpable del atasco que has formado.