Todo en la lluvia era caótico

Pausaban los tejados las caídas de las gotas como queriendo impedir lo inevitable. Algunos paraguas rodeaban a los transeúntes al grito silencioso de qué hacéis aquí en medio de mi huida. Pasaron un par de hombres corriendo, periódico en la cabeza, intentando salvaguardar una imagen ya deteriorada. Los árboles ofrecían la falsa protección que en realidad no procuran, porque al primer golpe de viento regalan lo acumulado con incómodo y aumentado volumen. Bajo los portales las embarazosas esperas junto a desconocidos que solo quieren salir de allí.

Y todo ese caos, todo, sirvió de decorado para un beso.

Un beso como tiene que ser un beso: sin tejados, sin huidas, sin protección, sin esperas y sin querer salir de allí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s