Ausencia

Infinito queda el pasillo
que ya no caminas.
Lejano su final
porque nunca llego a él.
(Y para qué llegar ahora).

Rebotan mis quejas
allá donde intento
llamarte, pedirte
que vuelvas donde me dejaste.
Hacia dónde reiniciarme ahora.

Y es insulto doloroso
(y que nadie se atreva mentarlo)
confundir la ausencia
con un simple echar de menos:
lo segundo es cadena perpetua.
Pena de muerte lo primero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s