Intercambio

Deja que recorra el cansancio de tus ojos,
heridos de tanto llorar
y coloque sobre ellos el beso del descanso
merecido, justo.

Deja que aplaque tus labios que gritan,
lamentos de tanta razón
y coloque sobre ellos mis ojos que admiran
fijos, siempre.

Deja que silencie tu ira infinita,
colmada de motivos
y coloque sobre ella el amor que tienta
seguro, oportuno.

Y si no te dejas
cambia tus ojos, labios, ira
por los míos
hasta que tú escribas este poema para mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s