Guiño a Miguel

Llueve sobre tu camino y se borra,
Truena el grito de buscarte
Y todo sigue ahí
Bajo una tormenta silente:
No viéndote,
No hablándote,
No estándote.
Y sin embargo
me alcanza tu rayo,
que, como aquel,
tampoco cesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s