desaprovechar la ocasión

Estuviste tan cerca y yo era tan ciego
Me hablaste a unos oídos sordos a tu música
Me tocabas unas manos con guantes de defensa

Qué cruel coincidencia y
Qué maldito momento
el que eligió la vida
Para desconocernos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s