Prólogo

La sencilla pero inevitable mirada que te delata. La mano que acercas sigilosa. Cambio de postura forzado. Inocente suspiro. Nervios. Espera. Aguanta. Espera. Cruce de respiraciones. Contacto visual.

A partir de ahí, es cosa vuestra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s