Poesía corporal

Cuando nuestra distancia
es asonante en los pares
me matas la metáfora.

Pero cuando vuelves pronta
acariciando mi vocal,
somos uno y consonante.

Y entonces rimas tu dorso al mío,
Y me versas besos inesperados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s