Arcilla

La vida es un torno imparable.

Por eso el amor necesita manos de alfarero, que sepan realizar algo maravilloso desde la simple idea del barro; que tengan paciencia infinita cuando la arcilla se tuerce.

Y que lo hagan siempre con caricias infinitas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s