Residencia

Contemplaron la vida desde ese espacio íntimo, desnudo de cuerpo y alma, único y verdadero.

Atrincherados en el abrazo, observaron los días como quien ve llover bajo un paraguas transparente.

Y esa residencia, resistencia, les hizo eternos.