Censor de hombre libre y pájaro cantor

"Bienvenido a mi casa. Entre libremente por su propia voluntad. Deje parte de la felicidad que trae."

Categoría: micro

Homenaje a C.Clarke

El protagonista acaba de recibir la noticia de que en breves semanas será el único habitante de la tierra y que, con total seguridad, ésta se destruirá para siempre en pocas semanas más. Resuelto a quedarse, agradece a los seres de otros mundos sus invitaciones a marcharse con ellos. Pero no, al fin y al cabo es la tierra, es su tierra y su destino está unido a ella desde que nació. Ya viajó fuera del sol, ya se embarcó en aventuras. Es hora de volver a su hogar.

Unos días después, en la soledad que nunca había sido tan literal y junto a su viejo piano de cola, esboza una sonrisa. Sabe que va a morir, sabe que es el final, sabe que está solo. Pero sonríe porque acaba de darse cuenta de que es el mejor pianista del mundo.

Anuncios

Cuento (o historia de amor) en cuatro gestos bajo la lluvia

– ¿Te importa?

Le dijo él mientras agachaba la cabeza para poder cobijarse bajo el paraguas con flores de ella.

– ¿Y a ti?

Le dijo ella mientras le ofrecía el mango del paraguas, con forma de pato, para que él lo elevara un poco y se hiciera responsable.

– No.

Contestó él mientras separaba el codo abriendo una puerta a que ella se agarrara.

– Vamos

Dijo ella agarrando su brazo y apretándose fuerte para no mojarse.

Estarás

La felicidad no está en los números. No está en las letras. Está en los espacios que dejan las cuentas y los cuentos. Y tú estarás allí.

Personas…

Personas que colocan el cartel de prohibido pisar el césped. Personas que juegan a la pelota en él. Personas que lo siembran para todos

Decisión

Decidió pasar de ser políticamente correcto a románticamente incorrecto. Y no hubo momento mejor.

Asi es

Besa con la pasión de los quince, la experiencia de los treinta y la seguridad de los cincuenta.

Premio

Hubo un tiempo en el que no pensaste que habría tiempo. Ahora lo tienes. Ahí. Vacío de instantes por transcurrir. No dejes que otro lo atrape y lo llene de nadas. Es tuyo. Te lo has ganado.