Censor de hombre libre y pájaro cantor

"Bienvenido a mi casa. Entre libremente por su propia voluntad. Deje parte de la felicidad que trae."

Categoría: poemas

Actitud

Porque

no es no hablar, es buscar tus palabras;
no es caminar solo, es andar hacia ti;
no es escuchar una canción, es cantártela sin que lo sepas
no es escribirte, es contarte una historia
no es una cama vacía, es una cama reservada;
no es rendirse, es ganarte;
no es comida para uno, es una prueba de menú;
no es detenerse, es esperarte;
no es aquí y ahora, es allí donde estás;
no es el silencio, es tu grito en todas partes;
no es, eres.

Anuncios

Recupérame del fuego a

La mujer del traje rojo en medio de una fiesta
la declaración de un inmortal
el absurdo de la felicidad
las palabras de Harry antes de la medianoche
que es posible aunque no lo crea
las cartas escritas a mano
las notas al pie de una cama
los susurros sin membrete
la espera bajo la lluvia
un dia sin final
las sorpresas
que nadie quiera vivir para siempre
el teatro del alma con una butaca reservada
la locura

de profundis

Algunas veces, solamente algunas,
y solamente a veces
se ilumina imperceptible un espacio recóndito,
escondido espacio,
donde descansó un instante sin nombre
ilusión momentánea

Y la única forma, exclusiva manera
de reconocerlo
es la sombra que deja, degradada en gris,
cerca de aquel espacio recóndito
sorprendido espacio.

Y eso es lo más triste, degradando a negro:
cuando descubres
que se cansó de descansar, saciado ya
de esperar.
Y solamente quedó, resta únicamente
su sombra
nada momentánea, tirando a eterna

Et tu n´étais pas là

Prefiero que estés ahí,
en el futuro, en el porvenir.
Quiero pensar que te encuentras
donde vive lo que no ha sucedido aun.

Porque si estás allí,
en el pasado, en lo ocurrido,
no merece la pena ya buscarte,
ni el presente,
ni escribir este poema

Te regalaría un día

Uno sin despertador,
sin frío ni lluvia,
sin lágrimas ni penas,
sin dolor ni enfados,

sin preguntas ni dudas,
sin olvidos ni pasados,
sin horas ni horarios,
sin repeticiones ni vueltas,

sin expectativas ni agendas
sin esperas ni desesperanzas,
sin prórrogas ni finales,
sin nunca ni adios.

Y tú, a cambio, lo pasas conmigo.

Poema en signos escrito en un vuelo.

Tengo que salir de • aquí.
Así empieza.
Bueno en realidad antes, la verdad es que empieza cuando te descubres {dentro} de algo.
Si no, de dónde ibas tú a querer salir.
Alma de cántaro.
Lo descubres. Que estás {dentro}.
<Encerrado>
Y sí. Se puede estar <encerrado> con las puertas y ventanas abiertas. ] [
Deja de decir tonterías. Se puede.
Las + más de las veces es así.
Inocente.
Tengo que salir de • aquí.
Aquí con |puertas| y [ventanas].
Pero <encerrado>.
Agobiado por los ~cortos límites~ que el <encierro> te permite.
Haces senderismo siempre de rutas de -corto- recorrido.
El problema es el tiempo’
Dejar en sus manos la huída.
Iluso.
Si lo haces, tu • aquí será = tu ahora que será = tu siempre.

Que por qué te escribo

Porque me esperas en el folio,
virgen aun de tristezas,
de humanidades, de realidad.
Me vives allí siempre, fiel.

Porque te atrapo en mi papel,
y tú, sublime, perfecta
haces reino de mis letras,
las posees y gobiernas.

Porque me haces Rey Arturo
de tu boca redonda,
caballero de pluma arrancada
de aquella piedra triste.

Porque dime si no
qué otra cosa podemos hacer.
Que respirar ya lo hago
y no me sirve de nada.