Limerencia

Liberaron sus mentes
Otrora atadas con cuerdas
frias de sensibilidad.

Soltaron las amarras
del miedo y la duda,
cuestionarios sin salida.

Borraron los pasados
llenos de pasos perdidos,
cementerios de lo no sucedido.

Y fueron tan todo,
tan totalmente todo
que no hubo mundo suficiente.

Residencia

Contemplaron la vida desde ese espacio íntimo, desnudo de cuerpo y alma, único y verdadero.

Atrincherados en el abrazo, observaron los días como quien ve llover bajo un paraguas transparente.

Y esa residencia, resistencia, les hizo eternos.